El tiempo que nos hace perder una avería informática, además del estrés que nos genera, es bastante cuantioso a lo largo del año, hasta 100 horas según un estudio de la consultora Beservices, y significativo a la hora de medir las pérdidas de productividad que sufre una empresa.

Foto-la económica

El estudio de este proveedor integral de soluciones informáticas, realizado sobre una base de 125 empresas, señala que en una oficina los trabajadores deben perder entre media y dos horas a la semana para solucionar las incidencias que les plantea el aparato informático. Al cabo del año, esto puede llegar a ser cien horas, de valor difícilmente estimable. Como dice Juan Cuello, director comercial de Beservices, “por un lado tenemos que pensar que la hora de servicio técnico está pagando actualmente a 65 euros y por otro, que la avería hace que se deje en tiempo muerto personas que pueden estar realizando tareas trascendentes, o detener procesos de producción en que el daño puede ser mucho mayor “.

Muchas empresas no acaban de entender que los actuales servidores residentes locales, a pesar de ser muy avanzados, tienen una complejidad que impone muchos retos de mantenimiento.

Cuello se lamenta que “el mantenimiento predictivo y preventivo casi no se hace, la gran mayoría de empresas realizan tareas de mantenimiento reactivo y los servicios que tienen contratados hacen más la función de apagafuegos”, aunque, como afirma el estudio, la planificación para adelantarse a la incidencia informática hace mejorar la productividad de un 25%, reduce los costes de un 30% y alarga la vida de los equipos hasta un 50%. No menos importante es el aspecto anímico, reducir los factores que generan estrés en el trabajo: hasta un 37% de los participantes en el estudio de Beservices reconocen que los problemas informáticos son uno de los principales motivos que invitan al ataque de nervios .

Herramientas predictivas.

S2S Innova distribuye aplicaciones de Beservices que avisan de carencias y fallos en el sistema informático y si es necesaria una puesta al día del equipamiento informático. No son fáciles de implantar, ya que “muchos empresarios les hace echar atrás que supongan un coste mensual fijo y prefieren esperar a que el problema informático ocurra, cuando esto puede tener consecuencias graves, como perder información valiosa”. Y todo por no entender que puede ser rentable a medio plazo invertir en la renovación del hardware o en la actualización de los programes.Amb todo, no se pueden poner puertas a la nube y la generalización de gestionar los servidores propios desde un data center en un número cada vez mayor de empresas, lo que se denomina servicio de virtualización de sistemas, hará que “se imponga la prevención, que está implícita”.